Visitar El Teide: Pequeños pasos a la grandeza

Visitar El Teide es una actividad obligada en Tenerife. No hacerlo es perder la gran oportunidad de ofrecerle a los sentidos una experiencia indescriptible y memorable. No debe haber ser humano alguno que, al visitar esta zona volcánica, no haya quedado prendado de la magnífica belleza natural que a cualquiera puede quitar el hipo.

El Teide es Patrimonio Mundial de la Humanidad y se encuentra en el Parque Nacional del Teide. Describirlo es una labor complicada, ya que las palabras nunca son suficientes y cualquier adjetivo corre el riesgo de ser injusto ante las dimensiones que caracterizan El Teide en todos los sentidos.


Majestuosidad en ascenso

Visitar El Teide es una excelente forma de comenzar a practicar senderismo. Los amantes de la botánica podrán darse un banquete durante sus diferentes rutas, en especial si se recorren en la época primaveral. Durante estos meses los colores sorprenden gracias a las luces tan únicas del ambiente.

Además, El Teide tiene dos encantos que hay presenciar: sus amaneceres y sus inigualables noches, adornadas de estrellas en el firmamento. Para ello lo ideal es realizar las visitas a primera hora de la mañana o pasar la noche en el refugio Altavista, que provee comodidades y servicios a sus visitantes.

teleferico teide

Visitar El Teide en familia

Conocer y subir el pico más alto de España es una faena capaz de ser abordada por la mayoría de las personas que deseen vivir esta experiencia. En el parque nacional existen aproximadamente veintiún senderos con diversos niveles de altura y dificultad, muchos de ellos aptos para toda la familia.

Niños y adultos mayores pueden verse involucrados en esta experiencia de forma segura gracias a los caminos que han sido abiertos con estricto cuidado para que recorrerlos sea seguro. Además, el parque ofrece el servicio de guías que acompañan de forma gratuita al público en dos itinerarios diarios con dos horas de duración.

Contar con este apoyo por parte de los guías es una oportunidad de tener al alcance la mejor herramienta del saber: la información. Cada explicación hará que el camino sea valorado de mejor manera y por lo tanto el aprecio a los detalles de El Teide será aún mayor.

Hay que tener en cuenta que las rutas no deben ser abandonadas por ningún motivo y la visita debe ser planificada con antelación, ya que algunos senderos requieren un permiso oficial gratuito por parte del parque nacional y debe tramitarse online con varios días de anticipación.
 

El Teide es imprescindible

Quienes no quieran caminar pero deseen visitar El Teide para apreciar su majestuosidad también pueden hacerlo sin problema, gracias al servicio de teleférico que funciona con varias paradas, en las que pueden disfrutarse de excelentes servicios que harán más grato el trayecto.

Visitar El Teide hará sentir pequeño a cualquier ser humano que presencie tanta inmensidad. Sus vistas quedarán tatuadas en el alma de quienes sean testigos de las bondades que en la cumbre son halladas.

En definitiva El Teide es un lugar perfecto para encontrarse consigo mismo y reflexionar gracias a las energías y el idílico silencio del lugar. La naturaleza hace maravillas y eso ha quedado claro, pero con ciertos lugares parece haberse inspirado más de la cuenta. Uno de esos aventajados lugares es, sin duda, El Teide.


GARACHICO Tenerife

Para ofrecerte todas las funcionalidades de la web, necesitamos tu consentimiento para utilizar cookies. De lo contrario, algunas secciones podrían dejar de funcionar.
Politica de Privacidad Estoy de acuerdo